Dadas las necesidades de mejora de nuestro centro, que ya ha celebrado su 50 aniversario, se están llevando a cabo una serie de obras durante los meses de julio y agosto de cara al próximo curso escolar. Así, se han sustituido las ventanas laterales al CEIP La Paz por unas nuevas de climalit que favorecen el aislamiento acústico y térmico. Además, también se han sustituido las de la biblioteca, salas de profesores de ambos edificios y otras dependencias.
Este ha sido el primer paso para la colocación total de nuevas ventanas de aluminio en ambos edificios, mejora que se continuará en los próximos años.
Por otra parte, se han creado nuevos espacios para el estudio y la atención a las familias, reciclando mobiliario antiguo que, junto con otro de nueva adquisición como sillas de colores, dan un aire más creativo y acogedor a la zona.
Igualmente, se va a proceder a pintar las pistas deportivas del Aljarafe, delimitando los diferentes campos (fútbol, voleibol, balonmano y baloncesto).
En el edificio Guadiamar, también se ha propiciado una zona al aire libre para el alumnado mayor de edad que no requiere de permanencia obligatoria en el centro.
De la misma manera, se va a proceder a alquitranar la bajada lateral izquierda de este edificio para que pueda ser utilizada como zona de aparcamiento. Además, se va a ajardinar la entrada con césped artificial y árboles como ornamentación.
Por último, desde el instituto se quiere agradecer la colaboración del Ayuntamiento por los trabajos de pintura y reparación del muro exterior izquierdo del Guadiamar, así como la colocación de papeleras fijas en ambos patios y pistas deportivas.

La imagen puede contener: mesa e interior

 

La imagen puede contener: personas sentadas y mesa

 

La imagen puede contener: una o varias personas, árbol, mesa, exterior y naturaleza

Como ya sabréis, somos un centro cardioprotegido ya que se ha equipado el instituto con un desfibrilador. Las razones son evidentes: nuestro centro tiene una gran población escolar, con más de mil alumnos, y un claustro numeroso con cada vez más miembros con una edad que lo hace recomendable.

Esperamos no tener que vernos en una situación de emergencia, pero si así fuera, ahora tenemos la capacidad de atenderla en menos de cinco minutos, dado que solo se disponen de ese tiempo para tratar de reanimar con éxito a una víctima de parada cardiorrespiratoria o muerte súbita.  Por ello, el desfibrilador se ha ubicado junto a la puerta de la sala de profesores del edificio Aljarafe, lugar desde el cual se tardan aproximadamente 5 minutos en llegar hasta el punto más alejado de las instalaciones del centro, incluidos los patios de dos edificios.

Además de adquirir el desfibrilador, se ha formado en soporte vital básico (SVB) y en uso de desfibriladores a 8 miembros del profesorado con la idea de que cubramos todo el horario, mañana y tarde, para utilizarlo en caso de urgencia.

La formación ha permitido a los profesores asistentes aprender el protocolo de reanimación ante el desvanecimiento de una persona, así cómo realizar una correcta resucitación cardiopulmonar (RCP), y el uso de desfibriladores externos automáticos.

Esta formación se irá ampliando el próximo curso a otros profesores del claustro.

Además, el equipo desfibrilador adquirido por el Instituto, es uno de los dispositivos más avanzados del mercado, y va indicando a la persona lo que debe ir haciendo en cada momento del proceso de reanimación, ya que ante una situación real el tiempo de aplicación del desfibrilador y los nervios juegan en contra de la víctima. Junto al desfibrilador hay un panel indicativo de los pasos a seguir en el proceso para aquellos que lo desconozcan.

Un desfibrilador es capaz de restaurar el ritmo cardíaco normal a un paciente que acaba de sufrir un ataque cardíaco (o de muerte súbita). Los desfibriladores funcionan de manera sencilla, pero lo que consiguen es muy grande. Analizan el ritmo cardíaco del paciente, a través de electrodos adhesivos, y son capaces de restaurarlo hacia los niveles normales. El ordenador lanza un aviso al operador, sobre la posible descarga y el momento preciso.

Teniendo en cuenta que mueren entre 500-1000 personas al día por un infarto, es importante que la que los centros públicos cuenten con un desfibrilador por lo que pueda pasar. Pueden ayudar a salvar muchas vidas.

DECORADOS Y ATREZZO REALIZADOS POR LOS ALUMNOS DE CUARTO DE ESO DE TALLER DE TEATRO, PARA LA OBRA "SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO" DE SHAKESPEARE.

WhatsApp Image 2019 06 19 at 17.58.18